Vida libre de violencias

Entre las formas de desigualdad y discriminación se encuentran todos los tipos y modalidades de violencias que ejercen los hombres contra las mujeres, las niñas, los niños, y contra cualquier otra persona considerada, desde de su imaginario, frecuentemente permeado por una cultura tradicional de género, en una posición de desventaja. Si bien la violencia no sólo es real, sino también simbólica, los efectos más extremos y con mayores costos para toda la sociedad son las violencias explícitas (como la violencia psicológica, sexual, física, etc.), contra las mujeres, que en ciertos casos anteceden a los feminicidios. No obstante, desde un análisis de género incluyente de los hombres, las violencias que se expresan en otros espacios son violencias masculinas basadas en el género, porque también provienen del modelo hegemónico de la masculinidad que socializan los hombres y que generan otros costos, si bien distintos a los de las mujeres, igualmente lamentables.