Alternativas

Objetivo 3: Promover el autocuidado y responsabilidad de los hombres de su propia salud y de la de otras personas.

Estrategia 3.1. Llevar a cabo estrategias orientadas a desactivar las creencias y las prácticas
de riesgo asociadas a la masculinidad hegemónica para facilitar la prevención de riesgos y
enfermedades.

Líneas de acción:
3.1.1 Desarrollar estrategias de prevención con niños y jóvenes para desactivar los estereotipos de la masculinidad hegemónica asociados con los riesgos incrementados a la salud.
3.1.2 Fortalecer las acciones preventivas dirigidas a niños y hombres, que coloquen a la salud como un concepto global de bienestar.
3.1.3 Promover la coordinación interinstitucional entre distintas dependencias asociadas con los riesgos a la salud -Secretaría de Salud, Secretaría de Educación, Instituto Mexicano de la Juventud y el Instituto Nacional de las Mujeres como instancia rectora de las políticas de género- para implementar las estrategias desarrolladas.
3.1.4 Promover las prácticas generadoras de cuidado como modelos de masculinidad deseables en medios de comunicación que alcancen a este público.

Estrategia 3.2. Diseñar e implementar estrategias dirigidas a promover el autocuidado de
la salud en los jóvenes y hombres mediante los centros de salud y otros espacios clave para
la población masculina.

Líneas de acción:
3.2.1 Desarrollar, dentro de un Programa Nacional de la Salud del Hombre, espacios de cuidado y reflexión acerca de la masculinidad y cuidado
3.2.2. Articular medidas en espacios y con el apoyo mediático de actores tradicionales de la masculinidad -como pueden ser estadios y deportistas- para promover el cuidado de sí como una cuestión deseable.
3.2.3 Promover el autocuidado de la salud sexual y reproductiva de los hombres en su dimensión de responsabilidad, y, a la vez, propiciar la reflexión sobre los estereotipos de género en esta materia.
3.2.4 Fortalecer las acciones de salud mental, en el sentido de fortalecer las estrategias con la perspectiva de igualdad de género e investigación acerca de la masculinidad como determinante social de la salud, para facilitar el uso por parte de los hombres y de esta maner evitar crisis y suicidios.
3.2.5 Promover estímulos en los centros de trabajo que establezcan mecanismos y condiciones de auto cuidado en los hombres -visitas al médico, participación en programas de actividad física como ejemplos, dado que el acceso a la salud se encuentra ligado al empleo formal.

Estrategia 3.3. Fortalecer las políticas de salud para los hombres de manera que se cuente
con acciones articuladas y pertinentes que faciliten el uso de los servicios por parte de los
varones.

3.3.1 Desarrollar un programa que atienda específicamente los riesgos de la salud de los hombres y que esta política cuente con los elementos que permitan implementarla con éxito.
3.3.2 Identificar y analizar la oferta de servicios para la salud de los hombres y su pertinencia en relación con sus necesidades prácticas.
3.3.3 Mejorar las capacidades y competencias profesionales en el personal de los servicios de salud a través de incorporar la perspectiva de género con énfasis en las masculinidades como un determinante social de la salud.
3.3.4 Promover la coordinación de una oferta integral de servicios que considere los factores de riesgo a la salud, la salud física, mental, sexual y reproductiva de los hombres.
3.3.5 Difundir la oferta de estos servicios coordinados mediante todas las áreas que puedan captar a estos hombres como pacientes.