Alternativas

Objetivo 2: Promover la implicación de los hombres, y de otros actores corresponsables, en el trabajo reproductivo para evitar la sobrecarga de las mujeres en esta área.

Estrategia 2.1. Fomentar acciones que promuevan la paternidad integral, entendida como un modelo de paternaje involucrado, activo y alternativo a la paternidad derivada de la masculinidad hegemónica.

Líneas de acción:
2.1.1 Impulsar acciones para informar y sensibilizar a los hombres próximos a ser padres -biológicos, adoptivos y sociales- acerca del ejercicio de las paternidades integrales con materiales mediante campañas, eventos y materiales diseñados para promover la corresponsabilidad masculina.
2.1.2 Reformar la normatividad para garantizar la presencia de los padres -o de otra persona acompañante que la madre elija- en los embarazos y partos atendidos en el sistema público de salud.
2.1.3 Ampliar los permisos de paternidad y acompañarlos de estrategias de sensibilización para los padres, así como de cursos de habilidades concretas para promover su implicación en el cuidado de las personas recién nacidas.
2.1.4 Promover la figura de permisos de cuidado integral, es decir que no estén centrados solamente en el momento del nacimiento, que comprendan los procesos previos al nacimiento, al momento del parto y a la participación de los hombres en la crianza y cuidados de hijas e hijos.
2.1.5 Modificar la normativa del Instituto Mexicano del Seguro Social, en su apartado de guarderías, para dotar a todas y todos los niños el derecho al cuidado, sin que este sea afectado por la discriminación de género.

Estrategia 2.2. Generar estrategias para promover la participación de los hombres en acciones orientadas a la corresponsabilidad desde instancias gubernamentales y la iniciativa privada, activándolos como actores corresponsables de los cuidados.

Líneas de acción:
2.2.1 Ratificar el Convenio no. 156 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Trabajadores con Responsabilidades Familiares, que busca mejorar las condiciones de las y los trabajadores, así como erradicar la discriminación de género que se da alrededor de las responsabilidades de cuidado de las y los empleados.
2.2.2 Legislar para contar con un marco legal que propicie la implementación
de un Sistema Nacional de Cuidados, como un primer paso necesario para crear la institucionalidad necesaria para un Estado corresponsable del cuidado de la infancia y todas las personas dependientes.
2.2.3 Diseñar e implementar el conjunto de programas, estructura, procesos, recursos, operación y responsabilidades correspondientes al Sistema Nacional de Cuidados, para que pueda funcionar garantizando este derecho.
2.2.4 Incorporar, como componente del Sistema, centros de cuidado ad hoc para todas las personas dependientes desde una óptica que garantice el derecho al cuidado.
2.2.5 Reformar la normatividad pertinente para promover la obligatoriedad de las licencias de paternidad integral a los centros de trabajo para incrementar el número de hombres que hacen uso de esta prestación laboral.
2.2.6 Incidir en las discusiones acerca de horarios laborales desde una visión de la perspectiva de género, que promueva a su vez la responsabilidad masculina, de manera que los hombres tengan apoyo institucional para el ejercicio de la paternidad.
2.2.7 Promover estímulos a los centros de trabajo que adopten estrategias para responsabilizar a los hombres del trabajo reproductivo.